BRASILIA, Brasil, 07 February 2017 /PRNewswire Policy/ — Brasil y Argentina planean crear condiciones para reforzar y expandir las relaciones comerciales con Unión Europea, Japón, China, México y Estados Unidos. En el encuentro entre los presidentes de los dos países, Michel Temer y Mauricio Macri destacaron también su interés en avanzar en las negociaciones con la Alianza del Pacífico.

Según el presidente argentino, la idea es aprovechar una reunión de cancilleres prevista para marzo, con sede por definir, para acercar el Mercosur a la Alianza del Pacífico, una iniciativa de integración regional idealizada por Chile, Colombia, México y Perú. El asunto fue abordado también durante la ceremonia de firma de una serie de memorandos entre los dos países.

En su discurso, Macri dijo que tiene la expectativa de que las asociaciones resulten en un impulso histórico al Mercosur y en un mejor posicionamiento de Brasil y Argentina, no solo en el ámbito latinoamericano. Según el presidente argentino, 2017 será un “año de inflexión positiva para el desarrollo de esa alianza estratégica y para el fortalecimiento de la relación del bloque con el mundo”.

Multilateralismo

En el primer semestre de este año, el Mercosur estará presidido por Argentina, y en el segundo por Brasil. Durante ese periodo, el objetivo de los dos países es integrar más el bloque y ampliar las relaciones diplomáticas con otras regiones del mundo. “Es tiempo de ampliar el comercio, las inversiones y las oportunidades para argentinos y brasileños, ya que en este momento no hay tabúes en la relación Brasil-Argentina”, declaró Temer en un discurso que antecedió el tradicional almuerzo entre los jefes de Estado.

El presidente brasileño destacó que la asociación con el país vecino gana importancia ante el actual panorama de incertidumbres en el mundo. “En un momento en el que ganan fuerza las tendencias de desunión, aislacionismo y proteccionismo, Argentina y Brasil responden con más acercamiento, diálogo y comercio”, afirmó Temer, en referencia a la política proteccionista emprendida por el presidente norteamericano, Donald Trump.

Tras su discurso en el Palacio de Itamaraty, el presidente de Brasil entregó a su par argentino el collar de la Orden del Crucero del Sur, la máxima condecoración brasileña atribuida a extranjeros. A continuación, Macri habló en el mismo tono amistoso, y llegó a bromear diciendo que la rivalidad entre Brasil y Argentina debe quedar restringida al fútbol.

Acuerdos

Esta es la primera visita oficial de Mauricio Macri a Brasil. Por la mañana, los dos jefes de Estado se reunieron y sellaron acuerdos de cooperación bilateral sobre diplomacia, comercio (incluyendo compras gubernamentales) y de seguridad de fronteras –como la posibilidad de asistencia en situaciones de emergencia y la realización acciones conjuntas de defensa civil en las regiones fronterizas–.

Uno de los memorandos trata de la asociación entre la Agencia Brasileña de Promoción de Exportaciones e Inversiones (Apex) y la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional, que promoverá reuniones periódicas entre las dos agencias; el intercambio de publicaciones e informaciones sobre los respectivos mercados; la realización de misiones comerciales bilaterales; la asistencia mutua a la participación en ferias internacionales; encuentros entre empresarios para desarrollar proyectos comerciales e industriales y la formación de sociedades mixtas para actuar en terceros países.

Macri y Temer también firmaron una carta al presidente del Banco Interamericano de Desarrollo pidiendo que el organismo estudie la viabilidad de crear de una agencia para buscar la convergencia normativa entre Brasil y Argentina. Según Temer, la medida ayudará a “hacer fluidos” los flujos de comercio y de inversiones entre los dos países.

Para el mandatario argentino, al establecer reglas técnicas, sanitarias y fitosanitarias, por ejemplo, la agencia a ser creada “fortalecerá la integración productiva entre los dos países y abrirá mercados que generarán empleos para brasileños y argentinos”, dijo. “Somos socios y tenemos mucho que compartir e intercambiar. Queremos ser sus socios. En el fútbol queremos ganar, pero en otras áreas queremos trabajar juntos”, agregó.

El presidente argentino también colocó como prioridad el combate al narcotráfico y al crimen organizado. Michel Temer resaltó que el tema de la seguridad en las fronteras “angustia” tanto a Brasil como a sus vecinos, y que, por lo tanto, necesita ser adecuadamente abordado.

SOURCE Agência Brasil – Empresa Brasil de Comunicação S/A – EBC