BRASILIA, Brasil, 07 February 2017 /PRNewswire Policy/ — El grupo de trabajo Defensoría sin Fronteras empezó el lunes (6) a evaluar la situación jurídica de aproximadamente 5,6 mil presos en la región metropolitana de Manaos, capital del estado de Amazonas.

Inicialmente, los 75 defensores públicos de la Unión y de los estados que forman parte del grupo trabajarán en los procesos de los detenidos. En la segunda semana, actuarán directamente en las unidades penitenciarias, con atención presencial a los presos.

La iniciativa forma parte del Acuerdo de Cooperación Técnica que promueve acciones en las cárceles brasileñas, en la que participan la Defensoría Pública de la Unión, el Colegio Nacional de Defensores Públicos Generales y el Ministerio de Justicia.

El objetivo del esfuerzo conjunto es llevar asistencia legal a todo Brasil y reducir la población carcelaria en un 15% hasta el año 2018.

SOURCE Agência Brasil – Empresa Brasil de Comunicação S/A – EBC