SAO PAULO, 31 January 2017 /PRNewswire Policy/ — Al participar este martes (31) en la apertura de la Conferencia de Inversiones de América Latina 2017, en São Paulo, el presidente Michel Temer declaró que la economía brasileña ha mostrado buenos resultados debido a las medidas que el gobierno ha tomado, y no “por casualidad, sino porque quien planta responsabilidad, recoge indicadores saludables”.

Según el presidente, el actual gobierno heredó una “crisis de proporciones sin precedentes, y que 2016 fue el año en que Brasil no pudo escapar de la verdad fiscal”.

“Lo que hicimos fue reponer a Brasil en el rumbo correcto, compatible con la moderna nación que somos”, dijo.

El jefe de Estado mencionó como buenos resultados la caída de la inflación, la proyección de que la cosecha de granos 2016/2017 registrará un récord de 215 millones de toneladas, el aumento significativo de la producción de petróleo y la generación récord de 103 millones de megavatios hora en la central hidroeléctrica de Itaipu. Temer también mencionó la buena relación del gobierno con el Congreso Nacional. “Cuando asumimos el gobierno, pasamos a gobernar sin imposiciones, escuchando y proponiendo soluciones. Y recuperamos el diálogo con el Congreso Nacional, estableciendo una armonía entre los poderes. El apoyo del poder legislativo es esencial, y es por esa razón que restablecimos el diálogo”.

Temer dijo que la inflación se situaba por encima de los 10%, la retracción de la economía se situaba cerca del 8% y el desempleo afectaba a casi 12 millones de personas. Afirmó también que la actitud de enfrentamiento que mantuvo el gobierno le permitió hacer un diagnóstico realista de los problemas de Brasil, y que se ha hecho evidente que la crisis tiene un origen fiscal y se debe al descontrol del gasto público –algo que, según él, fue ignorado–.

El presidente destacó que el gobierno buscó dar transparencia a las cuentas públicas e hizo frente al déficit primario.

Reforma de la Seguridad Social

Temer defendió la reforma del sistema de pensiones, que se tramita en el cuerpo legislativo, y la creación del techo de gastos públicos, que entra en vigor este año, como medidas esenciales para revertir el déficit. De acuerdo con el presidente, el techo no afectará los recursos asignados a las áreas de salud y educación.

“Establecimos el techo para el gasto público y aseguraremos una corrección gradual del déficit del Estado sin perjudicar las áreas de salud y educación. Les muestro el presupuesto de este año, que fue aprobado ya teniendo en cuenta el límite de gastos, y que demuestra aumentamos los fondos para la educación y la salud”.

El mandatario señaló que no adoptará medidas populistas, sino populares, que aunque puedan presentar dificultades al principio, terminarán beneficiando al pueblo.

Destacó que las medidas de ajuste fiscal no estarán completas si no se implantan la reforma de las pensiones y la adecuación de las leyes laborales.

El presidente dijo que el gobierno estableció una agenda de productividad para el país. “Tenemos una agenda de productividad para Brasil basada en una relación transparente entre el Estado y las empresas privadas, de modo a dar seguridad jurídica a los inversores interesados en el país”, dijo.

SOURCE Agência Brasil – Empresa Brasil de Comunicação S/A – EBC